201312.04
0
0

El oficialismo consiguió el dictamen para la suba de impuestos sobre vehículos de alta gama

Fue en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Coparticipación Federal de Impuestos. Representantes de cámaras empresarias pidieron una mayor progresividad en las escalas.

El Frente para la Victoria en el Senado consiguió este martes el dictamen favorable para el proyecto que eleva los impuestos sobre vehículos de alta gama, en una reunión de las comisiones de Presupuesto y Coparticipación Federal de Impuestos.

Si bien la intención del oficialismo es sancionar la ley este miércoles en una sesión especial, requerirá los dos tercios de los presentes para habilitar el tratamiento en el recinto, por lo que deberá negociar con los bloques de la oposición.

A la reunión asistieron representantes de cámaras empresarias que coincidieron en rechazar el proyecto y pidieron una mayor progresividad en las escalas de impuestos.

El presidente de la Cámara Argentina de Constructores de Embarcaciones (CACEL), Miguel Mooney, consideró que “hay que diferenciar a las embarcaciones de los autos importados de alta gama” y sentenció que la futura ley será “una medida lapidaria para el sector”.

En este sentido, destacó que la industria náutica nacional, nucleada en pymes, produjo más de nueve mil embarcaciones en 2011 y que actualmente ocupa a diez mil personas.

A su turno, el titular de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (CAFAM), Lino Stefanuto, recalcó que quedarán alcanzadas por un aumento del 100 por ciento las motos de más de 22 mil pesos, es decir “motos de trabajo, de uso utilitario, no de uso suntuario o de recreación”.

“Estamos de acuerdo en que hay que cuidar las divisas, pero el impuesto interno se duplica, o sea que cuando es el 50 por ciento en realidad es el 100 por ciento”, explicó.

Stefanuto agregó que “las motocicletas pasarían a pagar un impuesto casi igual al que pagan los cigarrillos” y concluyó que “no hay una escala progresiva”.

Por su parte Arturo Scalise, de la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA) también pidió “que hagan una escala progresiva, que vaya subiendo de a diez puntos” y que contemple a los vehículos de valor “intermedio”.

Por el radicalismo, el senador Ernesto Sanz adelantó el rechazo del bloque al proyecto oficial y pidió atender el reclamo de las cámaras empresarias y “adecuar la ley a una escala progresiva que proteja a la industria nacional”.

Tanto Sanz como Carlos Verna (PJ La Pampa) y Jaime Linares (FAP) propusieron que se aplique un mecanismo de actualización automática de este impuesto, que también había sido promovido sin éxito en la Cámara de Diputados.

“Nosotros no manoseamos a la gente”, concluyó el presidente de la Comisión de Presupuesto, Aníbal Fernández (FpV), quien de todos modos se comprometió a evaluar las propuestas de cara al tratamiento en el recinto.

Si el Senado finalmente le introduce cambios, el proyecto deberá volver en revisión a la Cámara de Diputados, que debería tratar el tema en sesiones extraordinarias, ya que la prórroga del período ordinario vence el próximo martes 10.

Fuente: texto publicado por Parlamentario.com (3/12/2013)