201312.19
0
0

Es ley la suba de impuestos a bienes suntuarios

El proyecto oficial para paliar la fuga de divisas fue sancionado por el Senado con 39 votos a favor y 18 en contra. El FAP se abstuvo.

El Senado convirtió en ley este miércoles, con 39 a favor y 18 en contra, el proyecto que aumenta las alícuotas de impuestos sobre vehículos de alta gama, con el objetivo de desalentar su compra y paliar así la fuga de divisas.

La iniciativa obtuvo además cinco abstenciones, por parte del FAP. Jaime Linares defendió el dictamen de su bloque, que modifica las alícuotas e incorpora un mecanismo de ajuste automático de los impuestos. El pampeano Carlos Verna, que también presentó su dictamen de minoría, votó en contra.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Aníbal Fernández (FpV) encabezó la defensa de la iniciativa del Poder Ejecutivo, al precisar que “tendrá un impacto de 510 millones de pesos” y que “alcanza al siete por ciento del mercado automotriz”.

En tanto, la radical Laura Montero denunció que se trata de una “medidas cortoplacistas, ineficiente e improvisada” para paliar “la pérdida de divisas que hay en este momento”, y reclamó una reforma tributaria integral.

La peronista opositora Liliana Negre también manifestó su rechazo al advertir que la ley terminará gravando, por ejemplo, motos de trabajo, tales como las que utilizan los deliverys o las policías provinciales, que “no son bienes suntuarios”.

A su turno, el debutante Alfredo De Angeli (Unión por Entre Ríos) lamentó que “estamos gravando con impuestos a sectores de la producción que se van a resentir”, y consideró que la norma “no resuelve la economía argentina ni el problema fiscal, sólo va a traer más regresión”.

“Estamos generando un daño sin precedentes a la industria automotriz, que creció sistemáticamente con este gobierno”, agregó el macrista Diego Santilli.

La flamante ley

El proyecto sancionado por el Senado aumenta en forma segmentada la alícuota del impuesto interno para bienes de lujo, como autos y motocicletas de alta gama, vehículos especiales para acampar, y embarcaciones o aeronaves de uso recreativo o personal.

La iniciativa contempla que el gravamen oscilará entre un 30 y un 50 por ciento, de acuerdo al valor que tengan estos bienes suntuarios, y en ese sentido se estableció que los autos de alta gama pagarán la alícuota más alta cuando su precio supere los 210.000 pesos.

El oficialismo decidió establecer alícuotas diferenciales para estos bienes suntuarios, determinando que un vehículo que tenga un valor de entre 170.000 y 210.000 pesos, sin impuestos, pagará una tasa de un 30 por ciento; y si es mayor a esos montos, abonará la tasa del 50 por ciento.

Si bien los bienes suntuarios, vehículos y motores embarcaciones de recreo o deportes y aeronaves, ya pagan una tasa de impuestos internos del 10 por ciento, el proyecto aumenta de manera considerable la alícuota cuando el valor de los productos supere los 170.000 pesos o los 210.000 pesos como sucede para el caso de los autos de alta gama.

La iniciativa que modifica la ley 24.674 de Impuestos Internos también gravará con una alícuota del 50 por ciento a las aeronaves para recreo o deporte y en ese sentido se dispuso que pagarán esa tasa cuando supere, sin impuesto, los 170.000 pesos.

Además, fija que en el caso de las motos se aplicará una alícuota del 50 por ciento cuando se pague entre 22.000 y 40.000 pesos.

Se establece asimismo que las embarcaciones destinadas a deporte o recreo tendrán una alícuota del 30 por ciento cuando se transfiera o se venda en operaciones que impliquen montos de entre 100.000 y 170.000 pesos, y del 50 por ciento cuando sea superior a este precio, sin impuestos.

Fuente: texto publicado por Parlamentario.com (18/12/2013)