201402.14
0
0

La CGT de Caló valoró el nuevo IPC, pero le preocupa el nivel de inflación previo a paritarias

La entidad que lidera Caló destacó el intento oficial de recuperar la credibilidad, aunque admitió que inquieta el impacto de los aumentos de precios en la canasta básica

cronista 14La conducción de la CGT oficial, que lidera Antonio Caló, valoró ayer como un gesto de sinceramiento destinado a recuperar credibilidad la difusión del nuevo IPC por parte del Gobierno, que marcó en enero una suba del 3,7%, aunque admitió su preocupación por la magnitud del aumento de precios en momentos en que la mayoría de los gremios inicia sus discusiones salariales. Para la central obrera, la nueva inflación será una variable clave para determinar los reclamos en la próxima ronda de paritarias, y podría terminar sirviendo a los gremios como herramienta para justificar demandas salariales en torno al 30% si el nivel de aumento de precios medido en enero se replica durante los próximos meses.
Caló y el resto de la dirigencia cegetista tomaron nota del anuncio del flamante índice de precios mientras participaban ayer de una reunión del consejo directivo de la entidad para analizar el resultado del encuentro del martes con la presidenta Cristina Fernández y evaluar la estrategia sindical de cara a las paritarias. El dirigente Héctor Daer (Sanidad) trasladó a sus pares en dato sobre la suba de 3,7% difundida por el ministro de Economía, Axel Kicillof, lo que derivó en un análisis específico en el último tramo del encuentro. “Se valoró que se trata de un instrumento estadístico que apunta a recomponer la credibilidad de los índices oficiales, pero es preocupante en términos de inflación, sobre todo por el impacto sobre la canasta básica”, indicó Daer a este diario.
Planteó, al respecto, que será un dato que “se tendrá muy en cuenta” en los gremios para definir sus reclamos salariales. “Hoy nadie arriesga un porcentaje porque no sabe lo que va a pasar”, añadió.
Otro de los gremialistas que participó del encuentro reconoció el “sinceramiento” del Gobierno, pero remarcó que “el número (de inflación) es demasiado alto”. “Hay que esperar que pasa en febrero, pero si se repiten estos números nadie va a poder decir que los pedidos de 30% son descabellados”, advirtió el sindicalista.
El tema salarial dominó la reunión de la cúpula cegetista. Caló y los tres dirigentes que lo acompañaron a la reunión con la Presidenta relataron que Cristina solo planteó la necesidad de mantener la vigencia anual de las paritarias, y que aceptó que se incluyan en los convenios garantías de revisión o actualización de los aumentos en caso de una disparada de la inflación.
El otro eje del debate de los gremialistas giró en torno a la compleja situación de desfinanciamiento que atraviesan las obras sociales sindicales. Esa cuestión será abordada específicamente la próxima semana por Caló y el dirigente José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) en un encuentro con la superintendenta de Salud, Liliana Korenfeld, en la apuesta de destrabar el pago de reintegros atrasados y obtener la actualización de las prestaciones y medicamentos que brindan las obras sociales a sus afiliados.

Fuente: texto y foto publicados por El Cronista (14/02/2014)