201404.30
0
0

El Senado se prepara para votar el proyecto de ley que impulsa el gobierno nacional contra el trabajo en negro

De acuerdo con el dictamen de mayoría, el descuento en aportes patronales será del 50 por ciento para las microempresas de 16 a 80 integrantes, y del 25 por ciento para las que empleen más de 80 personas, durante los primeros dos años.

El Senado convocó a sesión especial hoy a partir de las 11 para aprobar en el recinto el proyecto de ley del Poder Ejecutivo Nacional que busca combatir el trabajo en negro a través de beneficios a las empresas para reducir o eximirlas del pago de aportes patronales.

La víspera del feriado puente por el Día del Trabajador dificultó la tarea del bloque oficialista para asegurar el quórum de 36 bancas ocupadas al inicio del debate, pero desde el Frente para la Victoria confiaban en la celebración de la sesión y en la aprobación de la iniciativa que deberá ser debatida también en la Cámara de Diputados.

La semana pasada, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, había asistido a la Cámara alta para informar sobre los detalles del proyecto que establece beneficios para las microempresas de hasta 15 trabajadores a través de un descuento del 100 por ciento en contribuciones patronales por cada empleo nuevo que tomen, durante el primer año.

De acuerdo con el dictamen de mayoría que se debatirá hoy en la sesión especial del Senado, el descuento será del 50 por ciento para las microempresas de 16 a 80 integrantes, y del 25 por ciento para las que empleen más de 80 personas, durante los primeros dos años. Los senadores de la UCR se mostraron de acuerdo con el espíritu del proyecto y consideraron que “está bien mejorar la fiscalización y sanción”, pero se mostraron en contra de la “lógica sancionatoria” por entender que las sanciones son “excesivas respecto de los beneficios de la pyme”.

Por su parte, el senador del PRO Alfredo de Angeli indicó que en el sector rural se da una situación en la cual “los que tienen planes (sociales) se niegan a ser blanqueados para no perderlo”.

Fue en respuesta a Tomada, quien había argumentado que “hoy la distancia entre los pocos planes sociales y el salario de un trabajador registrado no amerita una opción equivocada por parte de ese trabajador”.

La semana pasada también se le dio dictamen a otro proyecto complementario que actualiza los montos de las multas que deberán pagar las empresas, vinculándolos con la evolución del salario mínimo, vital y móvil. El dictamen se firmó en un plenario de las comisiones de Trabajo, de Presupuesto y Hacienda y de Justicia.

Allí, el ministro de Trabajo aseguró que “la ley parte de la idea de que un porcentaje importante del trabajo no registrado todavía está en un 40 por ciento de las empresas formales”, y agregó: “Un 58 por ciento de las empresas que hemos inspeccionado, luego reinciden en el trabajo no registrado”.

La UCR cuestionó la severidad del régimen de sanciones en comparación con los beneficios que otorga el proyecto a quienes registren a sus trabajadores. Igual avaló el objetivo del proyecto de combatir el trabajo en negro.

La postura más dura la planteó el socialista Rubén Giustiniani (FAP-Santa Fe), quien recordó que los regímenes de exenciones de aportes patronales a cambio del blanqueo de trabajadores demostraron su ineficacia en la década del 90, durante los gobiernos de Carlos Menem.

Fuente: texto y foto publicados por iProfesional.com (30/4/2014)