201405.13
0
0

Profesiones con fecha de vencimiento: cómo adaptarse a las nuevas tecnologías para no “morir” en el mercado laboral

“La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. El poeta y pensador Bertolt Brecht seguramente no se refería a las profesiones con fecha de caducidad cuando escribió esta frase, pero existir, existen.

Deportistas, toreros y modelos son figuras que tienen una edad laboral finita. Otras, no tan evidentes, como la del experto en marketing, deben evolucionar al ritmo que marcan las nuevas tecnologías si no quieren “morir” profesionalmente en un futuro cercano.

El mercado laboral y sus exigencias cambian vertiginosamente. Y las nuevas tendencias del mundo “tech” han sido el mayor detonante para este darwinismo profesional.

No necesitamos remontarnos a la década de 1950, cuando eran necesarias las telefonistas ya desaparecidas, para nombrar trabajos que ya no tienen razón de ser. Técnicos de correos y visitadores médicos son algunos perfiles en peligro de extinción. Pero no son los únicos. Algunos, como los ingenieros informáticos y profesiones surgidas al calor del auge de la web deben renovarse de manera continua si no quieren terminar en el olvido.

Aunque haya perfiles a los que no les quede más remedio que reciclarse más de una vez durante su vida laboral, “cualquiera de nosotros debe cambiar de mentalidad y tener en cuenta que hay que renovarse. Para eso, la formación constante es fundamental”, advirtió Natalia March, consultora de Lee Hetch Harrison.

Un reciclaje que no se limita al fin de un contrato, sino que “es una labor muy importante también cuando se está en activo. Hacer networking y estar al tanto de las tendencias es fundamental”, agregó la experta en diálogo con Expansión.

Crisis profunda
Marta Romero, directora de Madrid de MOA BPI Group, explicó que hay profesiones que están pasando por una situación complicada y trabajos que, por tanto, están siendo muy poco demandados en estos momentos: “El ejemplo más claro lo encontramos en el sector de la construcción, que afecta tanto a la parte pública como a la privada. Los perfiles de oficina bancaria también están cambiando, primero por el cierre de sucursales y también por el auge del home banking y porque prevalecen los puestos comerciales sobre los que tienen un mayor carácter técnico”.

Begoña Puente, profesora del departamento de personas y organización de Esade, también apuntó a aquellas profesiones que pueden ser sustituidas por máquinas.

Para evitar caer en el desahucio profesional, Begoña Puente, profesora del departamento de personas y organización de Esade, recomendó analizar qué es lo que pide el mercado y tener en claro cuál es el servicio que podemos aportar con la experiencia acumulada.

“Habitualmente, estos trabajadores son personas que no conocen qué alternativas profesionales pueden tener y qué puestos pueden desempeñar”, afirmó Romero.

La clave, según los expertos, está en saber redefinirse. El problema, aseguró la directora de Madrid de MOA BPI Group, “es que desconocen los mecanismos, las herramientas y las metodologías propias de un proceso de búsqueda de empleo”.

El atractivo
Y si tienen tantas trabas, ¿por qué hay quienes deciden dedicarse a este tipo de profesiones con fecha de caducidad? Begoña Puente cree que existen dos razones: vocación o necesidad.

En el primer bloque estarían todas aquellas carreras relacionadas con el deporte, el arte y las nuevas tecnologías; mientras que en el segundo se pueden situar los oficios de carácter mecánico. Estos trabajadores deben analizar sus objetivos y saber qué pueden ofrecer en el mercado laboral.

José Manuel Casado, presidente de 2C Consulting, afirmó que algunos de estos puestos seducen precisamente por su corta vida, un ejemplo es el de los mandos militares superiores.

Casado también apuntó a los consultores como profesionales que tienen como norma jubilarse a una edad temprana para dejar paso a las nuevas generaciones.

Estos perfiles, no obstante, suelen reciclarse con mejor soltura que otros que dedicaron su vida a un trabajo ad hoc. En ese caso, comentó March, “cuesta más aceptar la pérdida de ese empleo que se pensaba de por vida, que renovarse para encontrar uno nuevo”. De hecho, ése es precisamente el principal obstáculo que deben sortear aquellos que se encuentren en esa situación.

Hay otros que pueden despreocuparse porque, pese a su corta vida laboral, los salarios que reciben son tan elevados que pueden permitirse el lujo de retirarse sin mayores sobresaltos. Estos son algunos deportistas de élite y artistas, entre otros.

“Hubo muchos trabajos que tuvieron mucho sentido durante años, pero que están perdiendo su razón de ser y sus profesionales van a tener que pasar obligatoriamente por un reciclaje profesional”, advirtió la directiva de MOA BPI Group.

Trabajadores del sector de la construcción, de los bancos, de los medios de comunicación, donde muchos periodistas se están formando para trabajar en la parte digital o de forma freelance; y los perfiles del sector del turismo, donde ocurre algo parecido que en el financiero: su personal está siendo sustituido por máquinas y agencias online. Son profesionales que se verán empujados a cambiar si no quieren verse en un campo completamente distinto.

La revolución industrial arrasó con profesiones propias del mundo rural como el herrero, el colchonero o el afilador. Pero su desaparición fue paulatina.

Hoy, los constantes cambios en el mundo digital están obligando a una adaptación más rápida, una modificación vertiginosa que pasa, además, por una formación continua y por estar al tanto de los cambios en el ámbito de las nuevas tecnologías, ya que, tarde o temprano, puede afectar al funcionamiento de cada profesión.

La moda del community manager
Según Marta Romero, directora de Madrid de MOA BPI Group, el trabajo de community manager va a ser un puesto muy demandado durante años. Sin embargo, el problema reside en la cantidad de profesionales del ámbito de la comunicación que deciden volcarse hacia el entorno 2.0. “Mucha gente, más de la que el mercado puede absorber, se está formando en este campo”, advirtió.

Está claro,según Romero, que ésta puede ser una profesión de futuro, pero no todo aquel que quiera y que se esté ahora mismo preparando para ella podrá iniciar una carrera como community manager’. Los que analizaron el mercado hace años y vieron la oportunidad son los que cuentan con el puesto asegurado.

Fuente: texto e imagen publicados por iProfesional.com (13/5/2014)