La antigüedad del trabajador en los casos de transferencia del establecimiento

por

Jorge Daniel Saini – Departamento de Contenidos, Laboral

La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en los autos caratulados “Dominico Alejandra c/ Tito González Automotores SA s/despido”, determinó el alcance del reconocimiento de la antigüedad en casos de transferencia del establecimiento.

suscripción laboral

El caso

De acuerdo a lo expuesto en el fallo, la accionante se consideró despedida porque, según expresó, la empleadora había incurrido en un ejercicio abusivo del ius variandi consistente en el cambio de sucursal de trabajo, todo lo cual le provocó una caída en las comisiones por ventas que venía percibiendo; porque no se registró la verdadera fecha de ingreso; y, porque había padecido situaciones de acoso laboral que habían repercutido gravemente en su salud.

La demanda no próspero y fue rechazada por el juez de primera instancia. En lo que a la presente interesa, la actora se queja porque el Sr. Juez de grado consideró que la fecha de ingreso al establecimiento de la demandada se encontraba correctamente registrada.

En el caso, el actor invocó en la demanda que, en el año 2010 la empresa efectuó un cambio de nombre, por lo que, si bien se le reconoció la antigüedad en la primer empresa se consignó en sus recibos de haberes una fecha de ingreso ocurrida el 1/5/2010 cuando, debió haber dicho, 1/12/2007.

El fallo

La Sala laboral confirmó la sentencia del juez de primera instancia, en el punto referido a la antigüedad registrada en los recibos de haberes de la actora, se señaló que la demandada “no fue empleador de la actora sino desde el momento en el cual asumió en forma personal la titularidad del contrato de trabajo cuando se produjo el ingreso de la trabajadora el día 1 de mayo del 2010, no tiene obligación alguna de registrar como fecha de ingreso a sus órdenes una anterior en la que prestara tareas para un establecimiento que con posterioridad le fue transferido u otra sociedad comercial que luego fue absorbida”.

La circunstancia de que la sociedad comercial registrara en sus libros la fecha de ingreso en la que asumió la titularidad del contrato laboral de la actora no constituye fraude alguno, dado que el sucesor o adquirente del establecimiento no tiene como obligación de inscribir en el libro del art. 52 LCT la fecha de ingreso de la trabajadora con su antecesor, sino que sólo está obligado a reconocer la antigüedad del dependiente ya que no es empleador de la trabajadora desde que este ingresó a trabajar para otro ente societario”, agrega la sentencia.

Vale recordar que la Ley de Contrato de Trabajo en su art. 225 establece: “En caso de transferencia por cualquier título del establecimiento, pasarán al sucesor o adquirente todas las obligaciones emergentes del contrato de trabajo que el transmitente tuviera con el trabajador al tiempo de la transferencia, aun aquéllas que se originen con motivo de la misma. El contrato de trabajo, en tales casos, continuará con el sucesor o adquirente, y el trabajador conservará la antigüedad adquirida con el transmitente y los derechos que de ella se deriven.”

Fallo completo