Impuesto a las ganancias: una consulta frecuente sobre el Ajuste por inflación impositivo

por

Richard L. Amaro Gómez

En el ajuste por inflación impositivo estático, ¿por qué a los bienes de cambio que por su naturaleza son activos no monetarios se los trata como computables?

Primeramente, es necesario recordar que, en el ajuste por inflación estático, el artículo 106 de la ley del impuesto a las ganancias regla que son no computables, entre otros, en las explotaciones forestales, las existencias de madera cortada o en pie.

Al respecto, en las explotaciones forestales con la madera en pie son, sin lugar a dudas, un inmueble, el cual constituye un bien de uso. En este sentido, es un bien no monetario por su propia naturaleza, no quedando afectado por los vaivenes de los cambios en el poder adquisitivo de la moneda. Su valor intrínseco se mantiene aún en un proceso inflacionario.

Situación diferente sucede con la madera cortada, dado que en este caso deja de ser un inmueble, para convertirse en un bien mueble de cambio. Desde este enfoque, y como bien sabemos, los bienes de cambio son no monetarios; están autodefendidos frente a la inflación.

Sin embargo, la ley permite que no se los excluya del activo en el ajuste estático, a fin de permitir que el costo de la mercadería vendida del ejercicio se compute a valores que tiendan a ser reales y no nominales. Si bien el ajuste es muy global y general, ese fue el propósito seguido por el legislador.

En este sentido, Enrique Reig señala que como para determinar el resultado bruto por enajenación de bienes de cambio se detraen de las ventas sumas insuficientes en concepto de costo no actualizado, y hablando en términos reales, se permite considerar el ajuste por inflación del inventario inicial a fin de contrarrestar en cierta parte la falta de actualización del stock(1).

Adicionalmente, precisemos que el costo de la mercadería vendida (CMV) se determina de la siguiente manera: existencia inicial + compras – existencia final:

  • Existencia final: queda valuada a últimas compras.
  • Existencia inicial: forma parte del ajuste estático; por tanto, se lo ajusta por la inflación del ejercicio.
  • Compras: quedan actualizadas de manera indirecta, dado que las mismas no se consideran en el ajuste dinámico positivo. Lo expuesto implica que el importe que se invierte en compras del ejercicio no se ajuste por el dinámico, a fin de no generar una ganancia que contrarreste la pérdida desde el inicio al cierre, ocasionando que las compras queden actualizadas de manera muy global.

En consecuencia, la fórmula del CMV del ejercicio en el que corresponde aplicar el ajuste por inflación impositivo queda de alguna manera actualizada.

No obstante, en el caso de las explotaciones forestales, se siguió para la madera cortada un criterio diferente: de excluirlas del activo. Ello por cuanto gozan de la actualización prevista en la ley 21695, de promoción forestal, la cual esboza que desde la inversión hasta su venta se actualice su costo, o porque la ley del impuesto a las ganancias también prevé para estos casos actualizaciones.

Nota:

(1) Reig, Enrique; Gebhardt, Jorge y Malvitano, Rubén H.: “Impuesto a las ganancias” – 12 ed. ampliada y actualizada – Ed. ERREPAR – Bs. As. – 2010 – págs. 738 y 739

Cita digital: EOLDC104621A – Editorial Errepar – Todos los derechos reservados