202009.17
0
0

¿Quién puede obtener el reintegro de la percepción por operaciones con moneda extranjera?

En el día de ayer, 16 de setiembre de 2020, se publicó en el Boletín Oficial la resolución general (AFIP) 4815. La misma establece un régimen de percepción de los impuestos a las ganancias y sobre los bienes personales por compras de moneda extranjera para atesoramiento y compras con tarjetas de crédito y/o débito en igual moneda.

Las percepciones practicadas conforme al presente régimen se considerarán pagos a cuenta de los impuestos a las ganancias y sobre los bienes personales, pero… ¿Qué pasa con aquellos sujetos que no sean contribuyentes ni del impuesto a las ganancias ni sobre los bienes personales?

Para estos sujetos, en el Título II de la mencionada norma, se establece un mecanismo para solicitar la devolución de la percepción.

Entre los puntos más importantes a tener en cuenta, señalamos:

  • La devolución se podrá solicitar una vez finalizado el año calendario en el cual se efectuó la percepción;
  • Antes de solicitar la devolución, los sujetos deberán contar con Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT), con clave fiscal y además informar a la AFIP la Clave Bancaria Uniforme (CBU) de la cuenta bancaria;
  • La aprobación o rechazo de la solicitud efectuada será resuelta por la AFIP mediante controles sistémicos y/o verificaciones posteriores;
  • En caso de aprobación, el monto cuya devolución se disponga será transferido para su acreditación en la CBU que fue anteriormente informada;
  • En caso de rechazo, la AFIP se lo comunicará al sujeto expresando los fundamentos del mismo, pudiendo el interesado presentar un recurso de apelación ante el Director General.

Esta medida económica se suma a las restricciones para la compra de dólares (con un tope de 200 dólares mensuales) y al impuesto PAIS.

Recordamos que el impuesto PAIS se creó mediante la ley de solidaridad y reactivación productiva –L. 27541-, y se estableció que, por un plazo de 5 años, las operaciones de compra de billetes y divisas quedan gravadas con un impuesto del 30%, sin poder tomarlo como pago a cuenta de otros impuestos.