202008.20
0
0

La relevancia de la contabilidad y de las tareas de los contadores públicos especialmente durante la grave situación creada por la pandemia COVID-19

Normas contables profesionales: Remedición de activos

Armando Miguel Casal

Introducción

La contabilidad -ciencia, tecnología o técnica- como sistema de información posibilita direccionar el negocio con datos financieros confiables, además de permitir controlar los recursos y procesos: captura, procesa, almacena y distribuye información financiera proveniente del negocio.

Sostenemos el carácter científico de la contabilidad, existiendo doctrinarios de varias nacionalidades que han esbozado un conjunto de postulados y principios que respaldan esta postura. Hay numerosas definiciones de la contabilidad considerándola una ciencia social. Sus autores pertenecen a diferentes escuelas del pensamiento contable, ya sea anglosajona, europeo-continental y latinoamericana.

No participamos en la idea de que la contabilidad puede ser exclusivamente una técnica o una tecnología, con el agregado en ciertos casos de la palabra «social». Para nosotros, ciencia y técnica de la contabilidad actúan en forma complementaria y a modo de interactividad retroalimentada. La contabilidad es ciencia y técnica al mismo tiempo, al igual que la ciencia de la administración.

Los estados financieros son una representación estructurada de información financiera histórica, incluyendo las notas relacionadas, destinados a comunicar los recursos económicos de una entidad o sus obligaciones en un punto en el tiempo o los cambios dentro de un período de tiempo, de conformidad con un marco de información financiera aplicable. Las notas ordinariamente comprenden un sumario de las políticas contables significativas y otra información explicativa. El término normalmente se refiere a un juego completo de estados financieros, aunque también puede estar referido a un estado financiero único o individual.

La información financiera histórica es la información expresada en términos financieros en relación a una entidad en particular, derivada ante todo de su sistema contable, acerca de acontecimientos económicos ocurridos en los períodos de tiempo pasados o acerca de las condiciones económicas o las circunstancias en puntos del tiempo pasados.

El contador público, capacitado como consultor de negocios, puede emplear los estados financieros para asesorar a los usuarios interesados en temas económicos, financieros, tributarios, societarios y legales, entre otros. Su trabajo puede estar enfocado en examinar los sistemas computadorizados y manuales, obtener los datos, analizarlos y comunicarlos en forma oportuna o en tiempo real.

Otra parte del tiempo laboral-profesional del contador público puede estar destinado a la verificación y control de los sistemas de la empresa y a mantenerse actualizado en las nuevas disposiciones, herramientas, procedimientos y tecnologías.

Entre la información que genera la contabilidad, como sistema de información, están principalmente los estados financieros que representan datos e información de gran utilidad para la toma de las decisiones estratégicas y tácticas fundamentadas.

Por otra parte, los auditores, reguladores y agencias tributarias pueden usar la contabilidad como sistema de información para poder cumplir, en su caso, tareas de control de los movimientos económicos y financieros de las empresas, donde encontrarán la información necesaria para determinar la congruencia entre lo que informan las entidades en sus estados financieros y su realidad económica.

El registro, sistematización y análisis de las operaciones financieras de la empresa, que deriva en los estados financieros e información útil para la toma de decisiones, también permite mantener un control razonable de los recursos y procesos, pudiendo descubrirse falencias en la forma en que se están ejecutando los flujos de trabajo y tomarse luego las acciones correctivas que sean necesarias.

De la misma manera, la contabilidad permite la gestión adecuada y el control de los recursos de la empresa, evitando, reduciendo o mitigando así pérdidas por negligencia, hurto, fraude, desperdicio o mal uso de los mismos, entre otras cuestiones.

Un sistema de control e información basado en la contabilidad puede ser implementado en cualquier tipo de empresa, pues todo negocio, por más pequeño que sea, genera información susceptible de ser procesada y transformada en conocimiento de valor para apoyar a la dirección o administración, máxime si consideramos el carácter complejo, competitivo e incierto del mercado y contexto actual.

Si bien los usuarios de la información económica y financiera no se limitan solamente a los accionistas, socios, dueños o propietarios, sino a un grupo heterogéneo de usuarios interesados, en estos tiempos de gran incertidumbre económica, cobra especial relevancia disponer de una contabilidad fiable que permita, junto con otras herramientas y variables, tomar decisiones empresariales más apropiadas, para, llegado el momento, salir lo mejor posible de la adversa situación provocada por la pandemia COVID-19.

Por todo ello, resulta recomendable poner el acento sobre varios aspectos en que una buena contabilidad, idealmente, ayudará a las empresas y otras entidades a enfrentar mejor los problemas y la tormenta provocada por la pandemia.

La pandemia y sus efectos en la contabilidad

La pandemia mundial provocada por el COVID-19 ha afectado los mercados mundiales, habiendo ya entrado ciertas economías locales en un proceso de recesión y que algunos estiman se supere tan tarde como el año 2022.

Ya ha tenido impacto en las operaciones de diversos sectores, entre otros motivos, por las siguientes circunstancias:

– Cierre o disminución de vuelos comerciales

– Caída o cierre en la actividad turística

– Diferimiento de nuevas inversiones

– Caída de las bolsas

– Medidas restrictivas de los bancos centrales

– Cancelación o disminución de eventos deportivos

– Cierre de fronteras

Las organizaciones aún deben continuar evaluando el impacto de la crisis del coronavirus en su negocio y pensar en los riesgos e incertidumbres, o en cualquier acción de mitigación que deba incluirse como declaraciones: evaluando si el COVID-19 es un evento que implica o no ajustes en los estados financieros; analizando su impacto en las estimaciones y juicios inherentes a la presentación de información financiera; considerando si corresponde seguir preparando las cuentas sobre la base de una empresa en funcionamiento; preparando declaraciones adecuadas en caso de que la pandemia sea un evento material que no implica ajustes; considerando el trabajo de auditoría para que se termine a tiempo para presentar a terceros los estados financieros, etcétera.

Las preguntas que se siguen planteando desde un punto de vista contable y financiero pueden incluir diversas cuestiones, tales como las indicadas a continuación solamente a modo ejemplificativo:

– Negocio en marcha

– Deterioro de activos no financieros

– Pérdida de inventarios

– Medición al valor razonable

– Incumplimiento de compromisos financieros

– Tratamiento del riesgo de liquidez, de tasas de interés y de cambio

– Ajuste por inflación

– Eventos posteriores a la fecha del informe

– Otros asuntos: despido de personal, suspensión de convenios de trabajo, modificaciones de contratos, renegociación de deuda financiera, reclamos al seguro, medidas del gobierno para aliviar la carga fiscal; subsidios, subvenciones y exenciones fiscales; normas sobre inamovilidad del personal, pago de compensaciones, reducciones de remuneraciones y de la jornada laboral; seguro social, plan de pensiones, seguridad del trabajo, etcétera.

El artículo titulado La relevancia de la contabilidad y de las tareas de los contadores públicos especialmente durante la grave situación creada por la pandemia COVID-19 está dividido en:

  • Introducción

  • La pandemia y sus efectos en la contabilidad

  • La contabilidad como herramienta de información y control

  • La contabilidad como un medio de prueba admitida en derecho

  • La contabilidad como respaldo para obtener líneas de financiación y crédito

  • La contabilidad como centro de acreditación del lucro cesante

  • La contabilidad como sustento de la convocatoria de acreedores

  • La contabilidad como condición para sostener el cumplimiento de las obligaciones fiscales y sociales

  • Fuentes para consultas

Si sos suscriptor de Errepar, accedé directamente al artículo La relevancia de la contabilidad y de las tareas de los contadores públicos especialmente durante la grave situación creada por la pandemia COVID-19.

Si no sos suscriptor, podés consultar los servicios de Errepar y seleccionar la suscripción que se adapte a tus necesidades.

También te puede interesar:

banner-contabilidad.jpg